FAQs – Preguntas frecuentes ventanas y puertas de PVC

Aquí pueden encontrar las preguntas más habituales o FAQS de ventanas y puertas de PVC que nos formulan los clientes a diario y sus respuestas correspondientes. Esta sección se irá actualizando regularmente para poder aportar soluciones a la hora de decidirse por un tipo u otro de puerta o ventana así como a las cuestiones de tipo técnico que ayuden a elegir la mejor opción según sus circunstancias particulares.

Ventanas y puertas de PVC

1. ¿Cómo puedo comprar ventanas o puertas en Solu Metal?

Muy fácil, poniéndose en contacto con nosotros por teléfono en el 979 777 466, mandándonos un correo a taller@metalicasdelarosa.es o accediendo a nuestro formulario de contacto.

2. ¿Qué es mejor, ventanas de PVC o de aluminio?

Depende para que lo quieras y donde lo quieras, las características en cuanto al aislamiento son muy parecidas hoy en día, tanto acústicamente como térmicamente.

  • Por lo general el aluminio es un material más ligero y resistente que el pvc, se podría decir que de una calidad algo superior, aguanta mejor las inclemencias meteorológicas como el sol, agua o viento, es mejor utilizarlo en estructuras grandes y pesadas debido a que el aluminio es un material más duro y no se deforma, por lo que las estructuras suelen tener perfiles más estrechos que hacen que el paso de luz sea mayor que con el pvc, aparte de que le da un toque más moderno y estético a tu casa e incluye una gama de colores y acabados prácticamente ilimitados.
  • Por el contrario, el pvc es un material que aguanta muy bien climatologías cercanas a la costa, en ambientes salinos, es un material que da una sensación cálida al tacto, suele ser ligeramente más barato que el aluminio y tienen unas prestaciones hoy en día muy similares.

Nuestro consejo general es, para estructuras pequeñas y sin importancia de diseño usar el pvc y para usar estructuras más grandes con mayor peso, como son las galerías, puertas o ventanas con cristales grandes, y además dar un toque más estético usar aluminio, aunque para gustos están los colores y cualquiera de las opciones es perfectamente válida hoy en día.

3. ¿Qué es mejor, puertas de PVC o de aluminio?

Aquí nos gustaría ser más imparciales al respecto, pero en nuestra opinión como profesionales y queriendo siempre lo mejor para nuestros clientes, nos decantaríamos la mayoría de las veces por las puertas de aluminio o metal.

Nuestra experiencia nos dice que en la mayoría de las puertas de pvc, cuando se las aplica un peso grande, estas tienden a curvarse y deformarse con el tiempo, haciendo que no ajusten como es debido, tenga algún fallo en los herrajes y en definitiva que su vida útil sea mucho menor de lo esperada y tengamos la sensación de tirar el dinero.

Esto con las puertas metálicas no pasa. El aluminio o cualquier metal siempre va a ser más rígido, duro y resistente que cualquier material plástico y lo único que queremos cuando instalamos una puerta es que nadie ni nada nos entre en casa y aguante con el paso de los años, es por eso que siempre vamos a estar a favor de lo más resistente como es la carpintería de metal.

Además, siempre se pueden mejoras las prestaciones de nuestras puertas, dependiendo de lo que el cliente quiera, desde puertas básicas, de seguridad o blindadas. Sin olvidarnos de la posibilidad de poder instalar una puerta de hierro o acero inoxidable.

4. ¿Qué es la rotura de puente térmico (RPT)?

Un puente térmico es una zona puntual o lineal, en la que se transmite más fácilmente un movimiento de calor entre dos zonas o superficies pegadas entre sí. Se trata de un lugar en el que se rompe la superficie aislante.

La rotura de esté puente térmico intenta “romper” (como su propio nombre indica) y separar esa zona donde se transmite el calor y el frio del exterior, situado dentro del perfil de la ventana o puerta, la cual separará la zona fría de la calle y la cálida del interior de tu casa mediante un material con poca conducción térmica como es el plástico de poliamida combinado con cámaras de aire.

Desde luego, que una ventana tenga rotura de puente térmico implica una serie de ventajas:

  • la más importante el ahorro energético, ya que cuanto menos calor se escape de nuestra residencia, menor será el gasto en calefacción que vamos a tener y por tanto menor serán los gases de efecto invernadero que emitiremos.
  • Otra ventaja que muchos olvidan o no se dan cuenta a la hora de incorporar rotura de puente térmico a una ventana o puerta es la eliminación de la condensación, ya que cuando existe una diferencia térmica grande entre el exterior y el interior de tu casa y además tienes una humedad relativa alta en el interior normalmente se produce una condensación en los cristales, por lo que un buen aislamiento nos evita estos problemas.

5. ¿Son aconsejables las ventanas con rotura de puente térmico?

Hoy en día el 100% de las ventanas de aluminio que fabricamos para una vivienda llevan incorporadas una rotura de puente térmico.

Nosotros trabajamos 3 tipos de roturas de diferentes espesores para adaptarnos a las exigencias de nuestros clientes, siendo la de menor espesor una rotura ya de buenas prestaciones de por sí y más económica que las otras y la de mayor espesor muy superior para un aislamiento casi completo al 100%, prácticamente insuperable a día de hoy.

Además de la obligatoriedad hoy en día de poner una ventana con rotura, te aconsejamos que la acompañes con un buen vidrio bajo emisivo para disminuir esa pérdida de calor de tu casa que siempre buscamos, a parte del aislamiento acústico que te proporciona, aislándote de los ambientes ruidosos del exterior, algo que se nota mucho cuando quieres estar en tu casa tranquilo o quieres descansar.

6. ¿Necesitan mantenimiento las ventanas y puertas?

La carpintería de aluminio requiere de muy poco mantenimiento, aconsejamos limpiarlas 1 o 2 veces al año.

Simplemente pasaremos las superficies de la carpintería con un trapo húmedo y un producto limpiador o bien agua con un 1% de jabón líquido neutro para después aclarar con agua limpia y secar posteriormente.

Evitar usar cepillos, estropajos, cualquier material que pueda rallar la superficie en general y nunca utilizar disolventes o productos químicos fuertes que puedan dañar el aluminio.

Por último, si queréis hacer un mantenimiento completo de vuestras ventanas o puertas, os recomendamos que echéis unas gotas de aceite a las bisagras, perfectamente lo podéis hacer con un pincel y con muy poca cantidad, es muy rápido, sencillo y hará que alarguéis la vida útil de vuestra con muy poco coste y tiempo.